Salud y bienestar

Acúfenos, tinnitus: cuando los oídos se ponen a zumbar

Audio 14:16
Se estima que más del 10 % de la población manifiesta en algún momento los tinnitus.
Se estima que más del 10 % de la población manifiesta en algún momento los tinnitus. © Gerald Altmann/ Pixabay

Los acúfenos son zumbidos en los oídos que se instalan por semanas, meses e incluso años convirtiéndose en una verdadera molestia para las personas. Los tratamientos son variados, desde el manejo de emociones hasta la toma de antiepilépticos a pequeñas dosis o el uso de prótesis auditivas que emiten cierto tipo de frecuencias. En tratamientos naturales, un estudio publicado en la revista Minerva Medica señala que ingerir Pycnogenol, extracto de la corteza de pino marítimo del bosque de las Landas, puede reducir estas molestias.  Este extracto es conocido por su acción antioxidante y antiinflamatoria. Así también, el estudio revela que mejora la circulación sanguínea en el oído interno y reduce la sensación de presión.

Anuncios

Los acúfenos son un síntoma frecuente, se estima que entre un 10 a un 17 % de la población sufre de estos zumbidos.

La intensidad puede variar y también su forma, desde un pitido hasta el ruido de un motor o de una red eléctrica defectuosa. En la mayoría de los casos, no molesta, ya que no interfiere en el proceso de la audición, pero en muchos casos sí e incluso puede alterar el sueño o la concentración. En la medida en que los acúfenos afectan a la vida cotidiana y no se consigue un descanso adecuado, el paciente se encuentra más irritable y cada vez su calidad de vida se ve afectada en mayor medida. 

Aquí puede escuchar el programa de radio en su versión extensa:

MAG SALUD 2020_09_10 ACUFENOS OIDOS PYCNOGENOL version larga f/v 15'07"

Las causas que explican la aparición de estos zumbidos son múltiples pero por lo general se relacionan con una pérdida de la audición, como explica el otorrinolaringólogo francés Gérald Fain: “por lo general, es el oído que tiene un sufrimiento y el cerebro reacciona, o mejor dicho, sobre reacciona. El cerebro es como una computadora, que recibe mensajes eléctricos de todos los órganos del cuerpo…cuando el mensaje periférico no es bueno, como por ejemplo, cuando el oído experimenta un sufrimiento o cuando hay una pérdida de audición, el cerebro reemplaza esa lesión por un ruido. Los acúfenos son entonces una “hipersincronización cerebral”, el ruido proviene en realidad del cerebro, éste reacciona excesivamente frente al sufrimiento de la audición”

Es importante encontrar la causa que provoca estos zumbidos, ya que si bien por lo general  señala un deterioro de la audición, puede también ser un tumor, un traumatismo auditivo u otro tipo de enfermedad, como el síndrome de Menière.

El diagnóstico es pues fundamental, y entre los exámenes importantes a realizar están las pruebas auditivas para comprobar si hay una pérdida de la audición.

Escuche aquí el programa sobre los jóvenes y la pérdida de audición.

Tratamientos

Por lo general, las personas que sufren acúfenos escuchan seguido por parte de los médicos que no hay nada que hacer, que se tiene uno que acostumbrar a esos nuevos zumbidos que invaden su vida cotidiana. Algo difícil de aceptar.  

Para el otorrinolaringólogo Gérald Fain los acúfenos sí pueden tratarse en tres aspectos, a nivel emocional, de la audición y también a través de un cierto tipo de medicamentos, los anti epilépticos pero a pequeñas dosis: “el primer tratamiento es el emotivo, si la persona está estresada o ansiosa, aumenta la intensidad de los tinnitus. Si la persona se siente bien tranquila, la intensidad disminuye. Se les proponen a los pacientes diferentes técnicas: relajación, psicoterapia, sofrología, hipnosis, o la llamada terapia de reentrenamiento del tinnitus (TRT) para que dicho ruido no moleste tanto.“

El segundo nivel o tratamiento es a nivel auditivo.  En el caso de personas con pérdida de audición está la técnica de la trasposición frecuencial, o compresión de frecuencias, se traspone la frecuencia del acúfeno sobre otra frecuencia en la que el paciente no sufre ningún acúfeno. Muchas personas también utilizan el llamado "masking", simplemente es encender la radio o poner una música suave para cubrir el silencio y que los acufenos disminuyan…hay una técnica más avanzada, que utiliza los llamados "ruidos de color", ruidos de espectro audible diferentes (blanco, rosa, marrón…) que el paciente escucha a una intensidad muy débil, son ruidos hechos a la medida en función de la frecuencia del acúfeno del paciente, hay un algoritmo matemático que envía  estos ruidos de color a través de una prótesis auditiva, que el paciente se pone, una, dos o tres horas al día, a una intensidad muy débil… el cerebro así va a “reprogramarse” y a desacostumbrarse del acúfeno”.

Otro nivel son los medicamentos, en particular, los antiepilépticos, doctor Gérald Fain: “Es importante saber que hay que darlos en pequeñas dosis y descubrir qué molécula es la que conviene al paciente, hay entre cinco y seis moléculas diferentes… y siempre en pequeña dosis, una quinta parte de la dosis normal…estos tratamientos con antiepilépticos han dado muy buenos resultados, alrededor del 75 %”.  

Pycnogenol, otra alternativa para los tinnitus

Si bien los acúfenos se producen en el cerebro, en muchos casos las personas que sufren estos zumbidos se dan cuenta que a veces sí tienen relación con la circulación sanguínea o por ejemplo, éstos aumentan cuando se sufre un resfriado.

Algunos remedios naturales buscan mejorar dicha circulación o disminuir la inflamación en esta zona del oído con la esperanza de mejorar la molestia de los acúfenos. Es el caso del extracto de pino marítimo proveniente de Francia, el pinus pinaster.

Estos pinos crecen en el bosque de las Landas, en la costa atlántica, junto a las dunas, al sudoeste de Francia.
Estos pinos crecen en el bosque de las Landas, en la costa atlántica, junto a las dunas, al sudoeste de Francia. © Pycnogenol

 

En esta foto de satélite se puede ver el extenso bosque de Las Landas, en forma de triángulo, cerca de los Pirineos, donde crecen estos pinos, los pinus pinaster. Es el bosque artificial más grande en Europa.
En esta foto de satélite se puede ver el extenso bosque de Las Landas, en forma de triángulo, cerca de los Pirineos, donde crecen estos pinos, los pinus pinaster. Es el bosque artificial más grande en Europa. © Pycnogenol

En este ámbito una propuesta es la de Pycnogenol, un extracto de corteza de pino marítimo (pinus pinaster) del bosque de las Landas, al sudoeste de Francia. Sus propiedades anti oxidantes y anti inflamatorias son conocidas desde hace varios años, y a la fecha se han hecho más de 100 estudios clínicos para comprender los beneficios de este complejo natural.

Un estudio publicado en la revista Minerva Medica en junio del  2014 afirma que una cura de Pycnogenol mejora considerablemente las deficiencias del oído interno. El estudio se llevó a cabo en 107 pacientes entre 35 y 55 años de edad que sufrían la enfermedad de Menière. El estudio fue llevado a cabo por investigadores de la Universidad italiana Chieti-Pescara y los pacientes que llevaban otros tratamientos paralelos, recibieron también dosis de entre 100 y 150 mg por día.

Pycnogenol se comercializa en muchos países del mundo y en diferentes presentaciones.
Pycnogenol se comercializa en muchos países del mundo y en diferentes presentaciones. © Pycnogenol

Los resultados demostraron que el 90 % de los pacientes, después de una cura con Pycnogenol, mejoraron la circulación sanguínea del oído interno, se redujo la sensación de presión en el oído interno y también se observó una reducción de los acúfenos.

Entrevistados: el otorrinolaringólogo Gérald Fain y Joel Jankow, de la empresa Horphag que comercializa el complejo Pycnogenol.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas