Saltar al contenido principal
Escala en París

'La mitad del mundo se muere de hambre y la otra mitad de exceso'

Audio 13:26
El biocirujano y cardiólogo Juan Carlos Chachques lleva cuatro décadas  investigando  técnicas para luchar contra las enfermedades cardiovasculares.
El biocirujano y cardiólogo Juan Carlos Chachques lleva cuatro décadas investigando técnicas para luchar contra las enfermedades cardiovasculares. © RFI
Por: Aída Palau | Florencia Valdés
18 min

El biocirujano y cardiólogo argentino Juan Carlos Chachques lleva cuatro décadas ejerciendo e investigando en Francia nuevas técnicas para luchar contra las enfermedades cardiovasculares. Desde el Hospital Georges Pompidou de París creó el echarpe cardíaco y fue impulsor junto al doctor francés Alain Carpentier del primer corazón bioartificial Carmat, que acaba de obtener una autorización para probarse en Estados Unidos. 

Anuncios

Las enfermedades cardiovasculares se han convertido en una de las principales causas de muerte en el mundo. Cuando un corazón ya no funciona bien, se puede trasplantar otro. Sin embargo, no siempre hay corazones disponibles para curar corazones enfermos.

El doctor Chachques, originario de Santa Fe, en Argentina, lleva toda una vida buscando alternativas. Gran defensor de una medicina al servicio de todos, en los años 80 concibió el echarpe cardíaco con el que él y su equipo han salvado a miles de personas aquejadas de insuficiencia cardíaca. 

Una técnica aplicable en todos lados

“Se trataba de encontrar una técnica que se pudiera aplicar en países que no tuvieran alta tecnología haciendo cirugía cardíaca pero usando una parte del cuerpo”, explica el doctor quien en 2001 fue nombrado Caballero de la Legión de Honor, máxima distinción que otorga el gobierno francés, por sus aportes. 

Al investigador se le ocurrió usar un músculo de la espalda, el gran dorsal, para envolver el corazón y estimularlo a través de un marcapasos.

“Preservando el nervio y la vena, se separa de la espalda, se lo rota hacia el interior del tórax y se abre una ventana sacando la segunda costilla y con ese músculo se envuelve el corazón, le ponemos electrodos y a través de un marcapasos se lo va a estimular para que produzca un latido que va a ayudar al latido del corazón”, explica el cirujano.

Su técnica se ha exportado a varios lugares del mundo y se usa en Asia, Europa del Este y sobretodo en América Latina. Se ha ido perfeccionando y para tratar los infartos, el doctor Chachques y su equipo idearon una terapia celular de regeneración de los tejidos del corazón a partir de células madre del mismo paciente y la creación de un tejido artificial, la llamada ingeniería de tejidos.

Ese material se produce copiando el miocardio: “La nano biotecnología permite copiar exactamente cómo es un músculo, se crea una estructura porosa y ahí ponemos las células y se hace como un parche para ponerlo en la zona infartada”.

Estados Unidos autoriza los ensayos de corazones bioartificiales

Cuando se agotan todas las técnicas para tratar un corazón enfermo, no queda más remedio que remplazarlo. Chachques formó parte del equipo del doctor Alain Carpentier, con el que ha trabajado durante décadas, que concibió el primer corazón bioartificial desarrollado por la empresa Carmat y que usa tejidos animales y sensores creados por la industria aeronáutica. “

“El problema de los corazones artificiales es que hay una tendencia a que la sangre se coagule por la presencia de membranas artificiales como el plástico, entonces nosotros forramos el interior con pericardio bovino tratado con glutaraldehído, al tener ese interior y las válvulas biológicos se convierte en un corazón bioartificial y eso evita la coagulación y eso es muy importante”, explica el doctor.

Este tipo de corazones se empezaron a probar en Francia en 2013 y ahora hay varios países europeos donde se realizan ensayos como Dinamarca , Republica checa y en Azerbaiyán y la FDA, la autoridad sanitaria de Estados Unidos, acaba de aprobar el lanzamiento de ensayos en su territorio.

Salud para todos

El santafesino tuvo que dejar Argentina durante la dictadura (1976-1983) donde fue secuestrado y encerrado en la ESMA, el centro clandestino de tortura y desaparición en Buenos Aires, durante 28 en 1976. Gracias a una beca se instaló en París en 1980.

Paralelamente a su trabajo como cirujano e investigador, Chachques ha desarrollado a través de una fundación misiones humanitarias que le han llevado con hospitales itinerantes por los lugares más pobres del planeta donde la prioridad es otra que la de las enfermedades cardiovasculares.

“Hace poco se publicó un estudio en Estados Unidos que decía que reduciendo las calorías y la alimentación se aumentaba la esperanza de vida. Eso en Estados Unidos o en Francia, pero si usted reduce las calorías y la alimentación en África o América Latina, la gente se muere antes, porque ya se mueren de problemas de malnutrición”, relativiza el doctor.

“Estuve en Sudán del Sur hace unos años y la primera enfermedad de la gente que venía al hospital de campaña era el hambre. Yo les preguntaba cuánto hacía que no comían. Hacía años que no veían el azúcar. El tratamiento era la comida. La mitad del mundo se muere por hambre y la otra mitad por exceso, tenemos que compensar”, concluye Juan Carlos Chachques.

¿Llegará algún día la vacuna para el coronavirus? El doctor Juan Carlos Chachques es biólogo PhD,forma parte de BIONECA, grupo de la Unión Europea especializado en biotecnologías. En nuestro programa "Salud y Bienestar" nos habla de las cuatro vacunas importantes en desarrollo y esencialmente de la vacuna de Oxford.

#EscalaenParís también está en Facebook. Un programa coordinado por Florencia Valdés y Melissa Barra. Realizado por Souheil Khedir, Fabien Mugneret y Vanessa Loiseau.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.