Saltar al contenido principal
Coronavirus

¿Cómo se mide la eficacia de las vacunas contra la covid-19?

Los Research Centers of America en Hollywood, Florida, desarrollaron parte de los ensayos clínicos de fase 3 de Pfizer y Moderna
Los Research Centers of America en Hollywood, Florida, desarrollaron parte de los ensayos clínicos de fase 3 de Pfizer y Moderna AFP
Texto por: RFI
5 min

En los últimos días se han hecho públicos varios resultados de ensayos clínicos de candidatos a la vacuna contra el Covid-19. Así, Moderna anuncia una eficacia del 94,5% mientras que Pfizer reevalúa la suya: pasa del 90% al 95%. Sin embargo, la sucesión de anuncios y estas altas cifras pueden plantear la pregunta: ¿no hay una carrera para ver quién anunciará el número más alto?

Anuncios

Por Simon Rozé

La publicación sucesiva de los comunicados puede sorprender, sin embargo una razón simple detrás de esta coincidencia: los ensayos clínicos de la fase 3 realizados por Pfizer y Moderna fueron los primeros en comenzar y, además, más o menos al mismo tiempo. Por lo tanto, se espera que entreguen sus resultados en simultáneo. Lo mismo se aplica a las tasas de eficacia anunciadas. Ambas vacunas candidatas se basan en la misma tecnología: ARN mensajero. Por lo tanto, también es lógico que sus resultados estén en el mismo orden de magnitud. Una diferencia demasiado grande sería, por otra parte, cuestionable.

¿Cómo se calculan estos índices de eficacia?

Para obtener los datos de eficacia y seguridad, los laboratorios realizan ensayos clínicos en gran escala. Reclutan decenas de miles de voluntarios: más de 30.000 para Moderna, más de 40.000 para Pfizer.

Estas cohortes se dividen en dos grupos: uno recibe el candidato a la vacuna, el otro recibe un placebo. Los participantes vuelven a casa y se espera que observen un cierto número de contaminaciones de Covid-19. La eficacia de la vacuna candidata puede entonces deducirse observando cómo se distribuyen estas infecciones entre los dos grupos.

Por ejemplo, en su anuncio más reciente, Pfizer informa que 28 días después de la primera dosis, hubo 170 casos confirmados de Covid-19; 162 en el grupo de placebo, 8 en el grupo de la vacuna. Esto da un 95% de eficacia.

Hay un poco menos de retrospectiva para el ensayo de Moderna, ya que el análisis presentado se hizo cuando sólo 95 personas estaban infectadas. Sin embargo, la distribución es similar: 90 en el grupo de placebo, 5 en el grupo de la vacuna para una eficacia del 94,5%.

Sin embargo, la eficacia bruta no es el único elemento que debe tenerse en cuenta. Los casos graves también pueden contarse entre los infectados. En los datos publicados por Pfizer, de las 170 contaminaciones, hubo 10 casos graves, incluido uno en el grupo de las vacunas. En los datos de Moderna, todos los casos graves están en el grupo de control. Por lo tanto, la vacuna parece ser eficaz para prevenirlas. Esto es interesante desde el punto de vista de la gestión de la epidemia, en particular en lo que respecta a la presión del hospital y el consiguiente confinamiento. Sin embargo, tendremos que esperar a que estos datos se consoliden, especialmente cuando el ensayo de Moderna esté tan avanzado como el de Pfizer, dentro de una semana.

La pista del confinamiento selectivo

Al menos en Francia, el confinamiento parece mostrar su eficacia, según las autoridades, y ya se empieza a hablar de su fin. Un estudio publicado en la revista Nature da algunas pistas para tener más éxito al levantarlo.

Los autores llevaron a cabo un enorme trabajo de modelación en las 10 ciudades más grandes de los Estados Unidos. Estudiando el movimiento de la población desde las zonas residenciales a los lugares de interés como restaurantes y tiendas, pudieron determinar dónde el virus era más prevalente. Se analizaron los datos de casi 100 millones de personas para determinar que sólo el 10% de los lugares de interés eran responsables del 85% de las infecciones. Por lo tanto, los cierres selectivos pueden tener un impacto casi similar al de la contención generalizada. Sin embargo, malas noticias para los lugares en cuestión, principalmente bares y restaurantes, templos y hoteles; siguiendo esta lógica, serían los últimos en reabrir sus puertas.

Recaídas

¿Qué pasa con los pacientes curados? Si la tasa de ocupación de las camas de hospital está vinculada a la dinámica de la epidemia, es posible, sin embargo, anticipar una parte de ella. El informe semanal del Centro Americano para el Control de Enfermedades (CDC) incluye un estudio en el que los autores hacen foco en los pacientes curados de Covid-19 que tienen que ser hospitalizados por segunda vez debido a las secuelas del virus. El virus puede, en efecto, dejar daños como inflamaciones cardíacas, pulmonares o neurológicas.

Estudiando los archivos de más de 100.000 pacientes hospitalizados, los investigadores calcularon que el 9% de ellos tuvieron que ser hospitalizados de nuevo en los dos meses siguientes a su primer alta. Estos pacientes eran principalmente mayores de 65 años o tenían comorbilidades.

El mismo cálculo puede hacerse para Francia. Aproximadamente 30.000 pacientes están ahora hospitalizados por el coronavirus. Estadísticamente, por lo tanto, sabemos que 2.700 de ellos volverán a pasar por las puertas del hospital en los próximos dos meses, lo que supone una presión suplementaria a tener en cuenta para estos establecimientos.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.