Coronavirus

Mitos y realidades de la vacuna Astrazeneca contra la Covid-19

Foto de archivo del viernes 19 de febrero de 2021, un farmacéutico prepara una jeringa de un vial de la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca durante los preparativos en Amberes, Bélgica.
Foto de archivo del viernes 19 de febrero de 2021, un farmacéutico prepara una jeringa de un vial de la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca durante los preparativos en Amberes, Bélgica. AP - Virginia Mayo

La vacuna contra el coronavirus, desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, ha sido el objeto de erradas interpretaciones que han colaborado a su desprestigio comparada con algunas de sus competidoras en el mercado, como Pfizer/BioNTech y Moderna. ¿Cuánto mito hay en la mala fama de AstraZeneca?

Anuncios

Sensibilidad en la zona de la inyección, dolor de cabeza y  articulaciones, cansancio, fiebre, escalofríos, nauseas... algo así como un estado gripal. Esas son las reacciones más frecuentes de la vacuna AstraZeneca/Oxford, que le han creado una mala prensa. Y sin embargo, dichos efectos secundarios, además de ser ligeros o moderados,  desaparecen rápidamente. Solamente, en porcentajes muy bajos se han comprobado efectos más serios como pericarditis, hipertensión, alergias o asma.

La británica AstraZeneca/Oxford, recibió la autorización de la Agencia Europea de Medicamentos luego de que ensayos clínicos en Reino Unido, Brasil y Sudáfrica demostraran que tiene una eficacia contra la COVID-19  en mayores de 18 años del 70%. Sus contrincantes Pfizer/BioNTech y Moderna reivindican un 95%. 

Interpretaciones erradas sobre su composición también han colaborado al desprestigio de AstraZeneca/Oxford. Lo primero que se debe precisar es que se trata de una vacuna de vector vírico, diferente a las clásicas que contienen el virus entero, atenuado o  muerto, para provocar la inmunidad en la persona inyectada.

AstraZeneca/Oxford, en cambio, introduce en un virus inofensivo al ser humano y diferente al coronavirus la información genética necesaria para que el cuerpo humano produzca anticuerpos frente a la proteína S del SARS-CoV-2. 

En cuanto al precio, AstraZeneca/Oxford se lleva toda la ventaja: 5 euros la  vacuna contra 20 euros la de Pfizer/BioNTech y 30 euros la de Moderna.

Francia apenas inyectó un cuarto de su stock de la AstraZeneca

Francia solo utilizó el 25% de las dosis de la vacuna contra el covid-19 de AstraZeneca que recibió, indicó el martes el ministro de Sanidad, que reconoció el "problema" de su baja utilización en los hospitales.

El tituar de la cartera de salud en Francia afirmó que, de las 600.000 primeras dosis de esta vacuna, destinadas a los trabajadores sanitarios de menos de 65 años y a las personas de alto riesgo de entre 50 y 64 años, "nos quedan cerca del 75% de las reservas sin inyectar".

Las otras vacunas administradas en Francia, Moderna y Pfizer/BioNTech, fueron usadas "casi al 70%" de media, explicó el funcionario público durante su comparecencia semanal sobre el tema pandemia.

La posibilidad de que los médicos de cabecera de las ciudades puedan administrar las vacunas de AstraZeneca a partir de este jueves y su extensión a pacientes con patologías previas de entre 65 a 75 años debería "extenderse", afirmó el ministro.

Análisis realizados en Reino Unido mostraron que la vacuna de AstraZeneca era eficaz para reducir la hospitalización de las personas mayores.

Hasta ahora, los trabajadores sanitarios franceses habían sido reacios a usar esta vacuna por sus marcados efectos secundarios (fuertes síntomas gripales), la mayoría en personas jóvenes.

Con AFP

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas