Informe de Transparencia Internacional

Venezuela, percibido como el país más corrupto de América latina

La corrupción no es una fatalidad sugiere Transparencia Internacional en su informe.
La corrupción no es una fatalidad sugiere Transparencia Internacional en su informe. Vladimir Fedorenko

En la escala de percepción de la corrupción del informe presentado este jueves 1 de diciembre de 2011 por Transparencia Internacional, los países latinoamericanos mejor situados son Chile y Uruguay; los peores, Venezuela, Paraguay y Nicaragua. TI destaca la salida de 5 ministros brasileños por corrupción.  

Anuncios

Los latinoamericanos no están condenados a vivir bajo regímenes corruptos. En la escala de percepción de la corrupción del informe presentado este jueves por Transparencia Internacional, varios países de América latina se encuentran entre los primeros 25. Concretamente, Chile en el puesto 22 (con un puntaje de 7,2 sobre 10) y Uruguay en el puesto 25 (con un puntaje de 7).

Esos dos países “neutralizan la percepción de que la corrupción es una cuestión cultural”, dijo Alejandro Salas, director para las Américas de Transparencia Internacional (TI). Salas también resaltó el hecho de que hay países latinoamericanos que “tratan de afianzar sus instituciones en marcos a menudo violentos”.

Pero en la lista de 182 país de TI también hay algunos que siguen reforzando la imagen negativa de América latina en materia de corrupción. Los peores calificados son Venezuela (172º), Paraguay (154º), Nicaragua (134º), Honduras y República Dominicana (ambas en posición 129). Se trata de países con una "institucionalidad débil", aunque en dos de ellos –Venezuela y Nicaragua – haya gobiernos fuertes, apuntó Salas.

“Un Ejecutivo central muy fuerte limita de manera importante la autonomía de las otras instituciones", como ocurre "cuando se tiene un Poder Judicial que responde de manera fuerte a la autoridad central" o "autoridades electorales condicionadas por autoridades políticas", todo lo cual es "desde luego un campo muy fértil” para la corrupción, apuntó Salas.

En los mayores países del continente, como Brasil (73º en la lista) o México (número 100), coexisten "varios mundos, con sectores muy abiertos que se insertan en el sistema global y juegan con las reglas establecidas" y otros, en ámbitos regionales, anclados en prácticas y estructuras de poder "de hace cien años" como compra de votos, nepotismo y caciquismo.

Salas constata “una voluntad política de alto nivel” para “dejar de esconder los problemas debajo de la alfombra” en Brasil, donde la presidenta Dilma Rousseff se desprendió en pocos meses de cinco ministros y tiene a otro en la cuerda floja por denuncias de corrupción.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas