Italia Manifestacion

Manifestación en Roma contra el matrimonio civil entre homosexuales

Los partidarios de una unión civil entre personas del mismo sexo ya se manifestaron el 23 de enero de 2016, ante el le Panteón de Rome.
Los partidarios de una unión civil entre personas del mismo sexo ya se manifestaron el 23 de enero de 2016, ante el le Panteón de Rome. AFP PHOTO/ALBERTO PIZZOLI

Cientos de miles de manifestantes opuestos a la ley que reglamenta la unión civil para parejas del mismo sexo en Italia se han congregado hoy en Roma con la esperanza de que fracase su aprobación en el Parlamento.

Anuncios

Las autoridades italianas calculan que cerca de unas 500.000 han llegado a la capital italiana para participar en la manifestación, organizada en el céntrico "Circo Máximo", el antiguo estadio romano situado en el corazón de la Ciudad Eterna.

Los defensores del proyecto de ley, que deberá ser examinado a partir del martes por el Senado, organizaron el sábado pasado manifestaciones en 90 plazas de Italia en la que pidieron a los italianos que "se despierten" ante los cambios de la sociedad.

Italia es el último de los principales países de Europa Occidental que no reconoce legalmente un estatus a las parejas homosexuales.

En su forma actual, el texto, fruto de una mediación parlamentaria, establece que un funcionario registrará la unión civil entre personas del mismo sexo, las cuales se comprometen a ser fieles y a garantizar asistencia moral y material recíprocamente.

La Iglesia Católica italiana decidía el pasado viernes pronunciarse contra el proyecto de ley y recordó que la familia es la unión entre un hombre y una mujer, sin llamar explícitamente a protestar el sábado.

Incluso dentro de la mayoría de gobierno de centro-izquierda, el tema suscita divisiones. Militantes católicos del partido de gobierno anunciaron que van a batallar contra lo que consideran la legalización del "matrimonio" homosexual.

Los aliados de centro-derecha y los católicos amenazan con convocar un referéndum para derogar la ley si se admiten los puntos más polémicos, entre ellos la posibilidad de que una pareja de gays o lesbianas pueda adoptar hijos, en particular el del cónyuge.

Encuestas recientes indican que la mayoría de los italianos están a favor de reglamentar las uniones civiles, pero se oponen a que accedan a la adopción. Los partidos de izquierda radical y el Movimiento 5 Estrellas del cómico Beppe Grillo, tercera fuerza política, amenazan con retirar el apoyo si no pasa el artículo que ofrece la posibilidad de adoptar el hijo del compañero.

En 2007, una manifestación a favor de la familia tradicional llevó al gobierno de Romano Prodi (centro-izquierda) a renunciar a un proyecto menos ambicioso de unión civil.

Este año, las asociaciones de defensa de los homosexuales y parte de los parlamentarios aseguran que no es posible retroceder y recuerdan que el mismo Tribunal Europeo de Derechos Humanos exige a Italia que actualice su legislación.

El primer ministro Matteo Renzi, un católico practicante que se opuso al proyecto del 2007, dio "libertad de conciencia" a sus parlamentarios, si bien la votación será secreta.

Un método que irrita a numerosos electores, que piden en las redes sociales a sus representantes que "muestren la cara".

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas