Saltar al contenido principal

Diputados franceses se pronuncian sobre controvertida ley de seguridad

3 min
Anuncios

París (AFP)

Los diputados franceses deben votar este martes el controvertido proyecto de ley sobre "seguridad global" que penaliza la difusión maliciosa de imágenes de la policía, considerado por sus oponentes como un texto "liberticida".

Tres días después del final de los debates y tras manifestaciones que reunieron a miles de opositores en toda Francia, los diputados deben dar su luz verde en una votación formal sobre el conjunto del texto presentado por el partido presidencial LREM y su aliado Agir.

El proyecto de ley sobre seguridad que incluye disposiciones sobre las cámaras para peatones o el uso de aviones teledirigidos ha suscitado la preocupación de las asociaciones ciudadanas o de los activistas de izquierda, pero es el artículo 24 del texto el que ha cristalizado las pasiones y los antagonismos.

Para "proteger a los que nos protegen", sobre todo "en las redes sociales", el partido presidencial quiere castigar con un año de prisión y una multa de 45.000 euros (53.000 dólares) la difusión de "la imagen del rostro o cualquier otro elemento de identificación" de los miembros de la fuerza policial en intervención, cuando "dañe" su "integridad física o psicológica".

Esta medida fue bien recibida por los sindicatos de la policía, pero ha provocado una protesta entre los partidos de izquierda y entre los activistas de las libertades civiles, que la consideran como un "ataque desproporcionado" a la libertad de informar, y un signo de una nueva deriva autoritaria del gobierno de Emmanuel Macron.

La mayoría quiso acallar la controversia reescribiendo el artículo en cuestión. Tras cuatro horas de un intenso debate, la Asamblea aprobó finalmente el polémico artículo por 146 votos a favor y 24 en contra. El texto ahora especifica que el futuro delito no puede "perjudicar el derecho a informar" y que la intención maliciosa contra la policía debe ser "manifiesta".

Treinta y tres personalidades que votaron por Emmanuel Macron en 2017, desde el cineste Costa-Gavras hasta el futbolista Lilian Thuram, pidieron el domingo que se retirara este proyecto de ley.

Incluso Bruselas comentó la cuestión. La Comisión Europea dijo el lunes que los periodistas deben poder "hacer su trabajo libremente y con seguridad".

Pero el texto no tiene el apoyo unánime de la mayoría, ni siquiera del gobierno. "No creo en un Estado autoritario y no votaré por este texto", dijo a la radio France Bleu Nathalie Sarles, miembro de LREM.

"Hay discusiones dentro del gobierno. No se trata de prohibir a los periodistas que filmen" y "hay que encontrar un cierto equilibrio", dijo el domingo el ministro de Justicia Eric Dupond-Moretti a la cadena BFMTV.

Para el Senador Philippe Bas, el futuro delito es "inaplicable e inconstitucional" y "un ataque a la libertad de prensa. "El Senado tendrá que corregirlo", advirtió.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.