Héroe de los británicos, el "capitán Tom" recibe honores militares en su funeral

Anuncios

Londres (AFP)

El "capitán Tom", un veterano británico de la Segunda Guerra Mundial que murió a principios de febrero a los 100 años, famoso por haber recaudado una cantidad récord para la sanidad pública durante la pandemia, recibió honores militares en su funeral, este sábado en Inglaterra.

El féretro de Tom Moore, envuelto en la bandera británica, fue llevado bajo un sol primaveral por seis soldados de infantería hasta el crematorio de Bedford (centro).

Antes de que comenzara la ceremonia, que fue retransmitida en directo por televisión, un avión de la Segunda Guerra Mundial sobrevoló el lugar y 14 soldados dispararon tres salvas de honor.

Pero, debido al confinamiento que rige en el Reino Unido desde principios de enero para luchar contra el coronavirus, solo ocho familiares asistieron a la ceremonia privada: sus dos hijas, dos yernos y cuatro nietos.

"Mi hermana y yo organizamos el funeral que mi padre quería", explicó su hija Lucy Teixeira, de 52 años, en un comunicado antes del funeral.

La familia pidió al público que permaneciera en casa, de acuerdo con las instrucciones oficiales. Multitud de personas dejaron mensajes en un libro de condolencias publicado en internet.

Moore, que tenía 99 años durante el primer confinamiento -en la primavera boreal de 2020-, se había fijado inicialmente el modesto objetivo de recaudar 1.000 libras (1.400 dólares) para ayudar al Servicio Nacional de Salud, que estaba desbordado por los enfermos del virus.

Para ello, se comprometió a recorrer cien veces los 25 metros de su jardín antes de cumplir 100 años.

La imagen del veterano inclinado sobre su andador y avanzando a toda costa conmovieron al pueblo británico, por su sentimiento de gratitud hacia el personal sanitario.

Las donaciones llegaron a raudales y Moore acabó recaudando casi 33 millones de libras esterlinas (42 millones de dólares al cambio de la época), la mayor cantidad jamás recaudada por una sola persona en una causa benéfica.

Sus proezas lo convirtieron en una celebridad.

El capitán Tom falleció en el hospital el 2 de febrero, tras contraer una neumonía como consecuencia del coronavirus.