MIGRACIONES

55 millones de personas, la nueva cifra de desplazados internos en el mundo

Refugios temporales instalados para los refugiados rohinyás en Ukhia, distrito de Cox's Bazar, Bangladés.
Refugios temporales instalados para los refugiados rohinyás en Ukhia, distrito de Cox's Bazar, Bangladés. Munir Uz zaman AFP

El Observatorio de los Desplazamientos Internos (IDMC) acaba de publicar su informe anual, en el que aparece que, a pesar de la pandemia, el número de personas que se vieron obligadas a desplazarse permaneciendo en el mismo país ha vuelto a aumentar en el último año, debido a los conflictos y el clima.

Anuncios

La cifra de desplazados internos alcanzó una nueva marca y alerta al mundo: 55 millones de personas se vieron obligadas a dejar sus hogares en 2020, según el Observatorio de Desplazamiento Interno (IDMC) y el Consejo Noruego para Refugiados (NRC).

Son números "inusualmente altos", declaró la directora del IDMC, Alexandra Bilak, para quien el aumento de los desplazamientos internos fue "sin precedentes". Con las estrictas medidas de movilidad debido al Covid-19, los observadores esperaban que el número de ciudadanos desplazados se redujera, pero los resultados demuestran que, incluso en época de pandemia, muchas personas decidieron huir de la violencia y los desastres naturales.

Cada segundo, más de una persona se vio obligada a huir dentro de su propio país. Estos desplazados internos superan a los 26 millones de refugiados que cruzan una frontera internacional en busca de seguridad. La directora del IDMC agregó que "no estamos protegiendo a las personas más vulnerables del mundo de conflictos y desastres".

Catástrofes medioambientales

El informe encontró que, a finales de 2020, las tres cuartas partes de las personas que huyeron internamente fueron víctimas de desastres naturales. Ciclones, lluvias, monzones e inundaciones han azotado Asia y el Pacífico. El ciclón Amphan, por ejemplo, devastó India y Bangladesh. A esto se le sumó la temporada de huracanes en el Atlántico y el temporal de lluvias prolongadas en Oriente Medio y África subsahariana que provocaron el desarraigo de millones más.

Alexandra Bilak estimó que el cambio climático está aumentando la intensidad y frecuencia de estos fenómenos meteorológicos extremos. "Sólo podemos esperar que con los impactos futuros del cambio climático estos desastres se vuelvan más frecuentes e intensos y, por lo tanto, que aumente el número de desplazados internos", lamentó.

Los fenómenos meteorológicos extremos afectan cada vez más a los países en conflicto. Como resultado, una persona puede ser desplazada varias veces en un corto período de tiempo. "En Yemen, Mozambique, las comunidades ya desplazadas por el conflicto se han visto obligadas a desplazarse de nuevo por las inundaciones en sus campamentos. Los factores medioambientales pueden agravar las tensiones sociales y políticas que puedan existir a nivel local y provocar desplazamientos internos. Lo vimos con la reducción del lago Chad, que también se ha descrito como uno de los desencadenantes del movimiento de Boko Haram", dijo Bilak a nuestro corresponsal en Ginebra Jérémie Lanche.

Conflictos interminables

El Sahel es la región con más desplazamientos provocados por los conflictos, con casi siete millones de personas desplazadas. El resurgimiento del conflicto y los ataques violentos en países como Mozambique, Etiopía o Burkina Faso fueron parte de la causa de las movilizaciones forzadas, aunque también se produjeron en zonas donde la violencia no se ha frenado en años, como es el caso de Siria, República Democrática del Congo o Afganistán.

El informe también menciona el papel agravante de la pandemia. No sólo ha aumentado la precariedad de las poblaciones desplazadas, sino que también ha impedido que los trabajadores humanitarios lleguen a ellas.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas