Códigos y colores de la política

Cuando el color es todo lo que tienes para expresarte

Cuando el color es todo lo que tienes para expresarte...
Cuando el color es todo lo que tienes para expresarte... © Photos: AP/AFP/Reuters Montage: Studio graphique FMM

¿Podemos enviar mensajes políticos precisos, sin palabras, simplemente utilizando colores? La tarea es más fácil para las mujeres que para los hombres. Desde Isabel II hasta Kamala Harris, pasando por el siempre vigente azul de los políticos, esta es la primera parte de una serie de artículos dedicada al simbolismo de los colores en la esfera política y social.

Anuncios

Por Sabine Cessou, para la serie "Códigos y colores de la política".

La anécdota pasará a la historia. Un año después del voto del Brexit por referéndum en Gran Bretaña, la reina Isabel II leyó, en junio de 2017 ante el Parlamento, un discurso preparado por el Gobierno sobre las etapas de la salida de la Unión Europea. Para la ocasión, lució una chaqueta del mismo azul "reflex", mezcla de cian y magenta, que la bandera que ondea en Bruselas. Su sombrero haciendo juego llevaba flores azules con botones amarillos. Esto causó un revuelo en las redes sociales, que lo vieron como una alusión a las estrellas de la misma bandera europea.

Con su vestido y sombreo, la reina Elizabeth II envió una señal fuerte sobre el Brexit en el Parliament, en junio 2017.
Con su vestido y sombreo, la reina Elizabeth II envió una señal fuerte sobre el Brexit en el Parliament, en junio 2017. AFP - CARL COURT

¿Se habrá vestido así la Reina en una muda desaprobación del Brexit, porque se supone que no debe comentar la política de su país? Eso es lo que todo el mundo piensa aunque equivocadamente, según el corresponsal de Le Monde en Londres, Marc Roche, autor de una biografía sobre Isabel II. Más bien habría querido contrarrestar los rumores que la presentaban como favorable al Brexit, explicó el periodista, para restablecer el equilibrio y mantenerse mejor en su papel neutral de figura unificadora. 

Verde en Irlanda, blanco y rosa contra Trump

El color es a menudo el mensaje para una reina de Inglaterra que lo utiliza con fines diplomáticos. En 2011, durante la primera visita de un monarca británico a Irlanda desde la creación de la República, Isabel II llegó a Dublín vestida de verde. Una jugada atrevida: es uno de los tres colores de la bandera de la antigua colonia británica, pero también el color del movimiento católico de liberación nacional de la isla. Esta es una declaración en sí misma, tras el acuerdo de paz firmado en 1998 y destinado a poner fin a décadas de conflicto.

Hillary Clinton, en cambio, se vistió de blanco en la toma de posesión de Donald Trump, su rival en las elecciones de 2016. En Estados Unidos, el color de convocatoria de las sufragistas de la década de 1900 sigue siendo una referencia conocida: un homenaje sin palabras a las activistas del sufragio femenino, que querían utilizar el blanco para dar una imagen de "pureza y virtud" a su lucha. Es la antítesis de los comentarios sexistas que hizo Donald Trump durante un programa de televisión en 2005, y que resurgieron durante la campaña.

Esta pequeña frase, "Grab'm by the pussy", provocó una marea rosa en Washington: una oleada de "pussy hats", gorras rosas con orejas de gato que llevaban miles de mujeres, marcó una fuerte oposición a Trump desde el día siguiente a su toma de posesión, el 21 de enero de 2017. Sin embargo, el nuev símbolo, a menudo casero, sólo duró una temporada.

Todos los tonos de morado en la toma de posesión de Joe Biden

En Estados Unidos las mujeres más poderosas de la galaxia demócrata se vistieron de púrpura para la toma de posesión del presidente Joe Biden, el 20 de enero de 2021. Cada una lució un tono diferente, malva para Hillary Clinton, morado para Michelle Obama, berenjena para la senadora Elizabeth Warren y un atrevido morado elegido por la vicepresidenta Kamala Harris.

El morado de Kamala Harris durante su juramentación como vicepresidenta de los Estados Unidos simboliza el sistema bipartidista mezclando de azul de los demócratas y el rojo de los republicanos.
El morado de Kamala Harris durante su juramentación como vicepresidenta de los Estados Unidos simboliza el sistema bipartidista mezclando de azul de los demócratas y el rojo de los republicanos. Brendan SMIALOWSKI AFP

No hay ninguna referencia al color característico de los hippies en los años 70, ni a las sotanas de los obispos anglicanos. La mezcla de azul (el color de los demócratas) y rojo (los republicanos) simboliza ante todo el sistema bipartidista de Estados Unidos y, por extensión, la democracia.

El púrpura, que también era el color del tapabocas del ex presidente republicano George Bush ese día, era el más acorde con el discurso de unidad de Joe Biden. Era una forma de pasar página tras la violencia vivida menos de dos semanas antes, durante la invasión del Capitolio por parte de los partidarios de Donald Trump, el mal perdedor de las elecciones.

El uso del azul entre los hombres de poder

Desde el pañuelo verde de los activistas a favor del aborto en Argentina, pasando por la bandera negra de los anarquistas del siglo XIX, hasta los chalecos amarillos de Francia en 2018, los colores también se utilizan como medio de expresión en los movimientos sociales.

¿Qué pasa con los hombres de poder, que apenas pueden permitirse las fantasías de colores de la Reina de Inglaterra? Para ellos, la elección parece ser muy limitada. Philippe Perdrix, ex periodista y socio fundador de la agencia de comunicación 35° Nord, explica las razones del éxito del indestructible traje azul: "El azul remite a la esperanza, al cielo, al horizonte, y se prefiere al traje negro, que tiene un lado austero, incluso mortuorio, sobre todo si no está perfectamente confeccionado, o demasiado "a la moda" si, por el contrario, es muy ajustado. El negro, que es muy institucional, también crea distancia, mientras que el azul genera proximidad preservando el estatus del candidato. Un azul fuerte siempre queda bien en una foto. El gris es inmediatamente menos bueno.

El gris que utiliza el presidente francés Macron envía el mensaje de un hombre serio, aunque signifique ser aburrido, para borrar la imagen de un presidente joven y disruptivo.
El gris que utiliza el presidente francés Macron envía el mensaje de un hombre serio, aunque signifique ser aburrido, para borrar la imagen de un presidente joven y disruptivo. REUTERS - POOL

El experto señala por otra parte que el presidente francés Emmanuel Macron sólo sale con un traje gris desde hace unas semanas, como si "quisieran que se viera más viejo, instalarlo como un presidente maduro". Pero el gris no se lleva al azar. Envía el mensaje de un hombre serio, aunque signifique ser aburrido, para borrar la imagen de un presidente joven y disruptivo. 

¿Y cómo interpretar el gran bubú de los líderes de África Occidental, con toda su variedad de colores? Philippe Perdrix, que supervisó la comunicación del fallecido Soumaïla Cissé durante su campaña para las elecciones presidenciales de 2018 en Malí, afirma que le aconsejó que favoreciera la vestimenta tradicional.

El candidato opositor Soumaïla Cissé, con un traje tradicional, votando en Niafounke durante las presidenciales de Mali en 2018.
El candidato opositor Soumaïla Cissé, con un traje tradicional, votando en Niafounke durante las presidenciales de Mali en 2018. STR / AFP

"El gran bubú blanco -símbolo de pureza- sigue siendo el atuendo más prestigioso en Malí en las ocasiones especiales. Cada país tiene su propia particularidad, señala el comunicador. "En Malí, hacen campaña sobre todo con trajes tradicionales, pero menos en Costa de Marfil y nada en la República Democrática del Congo, por ejemplo.

¿Será que el azul índigo le está ganando terreno a los grandes bubús de Senegal en los trajes de los ministros y del presidente? En cualquier caso, el azul domina la foto oficial del gobierno, mientras que las únicas pequeñas salpicaduras de color vienen de los vestidos de las damas.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas