Vuelven a la cárcel cinco opositores liberados por acercamiento Cuba-EEUU

Anuncios

La Habana (AFP)

Cinco opositores cubanos que habían sido liberados hace un año como parte del acercamiento con Estados Unidos, están presos nuevamente, según una ONG, incluido Vladimir Morera, recluido en un hospital tras una prolongada huelga de hambre y por cuya liberación abogó Washington.

La Comisión Cubana de Derechos Humanos reveló este lunes que los disidentes, que formaban parte de un grupo de 53 presos excarcelados en diciembre de 2014, están en prisiones de alta seguridad.

Los cinco "exprisioneros políticos (...) fueron internados en prisiones de alta seguridad en la segunda mitad del 2015", señaló la Comisión - un organismo ilegal pero tolerado en Cuba - en un informe sobre "represión política" en 2015.

Entre ellos está Vladimir Morera, quien hace una semana debió ser trasladado a un hospital de la ciudad de Santa Clara, en el centro de la isla, a causa del ayuno que inició hace poco más de 80 días en protesta por su condena a cuatro años de prisión.

Este lunes su hijo, Vladier Morera, dijo que el activista volvió a ingerir alimentos desde el 31 de diciembre.

"Ayer lo vi en el hospital, tomando jugo y caldo. Mi papá no se acuerda de nada, no sabé por qué lo condenaron ni por qué estaba en huelga de hambre", expresó en diálogo telefónico con la AFP.

Las autoridades cubanas, que niegan tener prisioneros por razones políticas y atribuyen las detenciones a violaciones del código penal, no se pronunciaron sobre la denuncia.

- Más de 8.600 detenciones en 2015 -

Además de Morera, volvieron a prisión Wilfredo Parada Milian, Jorge Ramírez Calderón, Carlos Manuel Figueroa y Aracelio Ribeaux Noa, según la Comisión.

Todos ellos fueron encarcelados "mediante procesos amañados y sin las debidas garantías procesales", subrayó.

La Comisión detalló, además, que en 2015 se registraron 8.616 detenciones, en su mayoría de corta duración. La cifra es inferior a la de 2014, cuando se produjeron 8.889 arrestos.

La Comisión anotó en su informe que los casos de "represión política" continuaron en 2015, "en contra de las notorias expectativas alentadas por el anuncio del restablecimiento de relaciones diplomáticas" entre Cuba y Estados Unidos.

El martes pasado, Washington instó al gobierno de Raúl Castro a liberar a Morera, preso por "disidencia pacífica" según la subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson.

Morera fue condenado en octubre a cuatro años de prisión por lesiones corporales, tras verse involucrado en una gresca con militantes oficialistas en abril, en la que resultó lesionada una mujer. La familia niega los cargos.

A raíz de su huelga de hambre, el opositor llegó a pesar 43 kilos.

Librado Linares, dirigente del Movimiento Cubano de Reflexión y compañero de disidencia de Morera, insistió a la AFP en que el activista no es consciente de sus acciones, por lo que no se puede afirmar "que haya depuesto" la protesta.

Morera ya había sido condenado en el pasado y realizado huelgas de hambre.

En Cuba los movimientos de oposición son ilegales, y en el pasado autoridades los señalaron de ser mercenarios al servicio de Estados Unidos.

En diciembre el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Husein, expresó desde Ginebra su preocupación por los arrestos "arbitrarios" y "detenciones a corto plazo" en Cuba.

"A menudo se llevan a cabo sin una orden judicial y antes de reuniones o manifestaciones específicas, y parecen estar dirigidas a evitar que las personas ejerzan su derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica", indicó en un comunicado.